google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html Los cambios en el otoño

Centro Educativo Jaguim,

Archivo Kibutziano de las Festividades

Tel: +972-4-6536344

Fax: +972-4-6532683

Email: machon@chagim.co.il

Kibutz Beit Hashitá 1080100

Israel

Asociación sin fines de lucro N°: 58-0459212

Departamento de Educación

Organización Sionista Mundial

Tel: +972-2-6202663

Fax:+972-2-6202662

E-mail: projectsedu@wzo.org.il

King George 48, POB 92, Jerusalén, 9100002

Israel

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
Literatura y poesía/
Día del Perdón

Los cambios en el otoño

Los relatos en los países fríos comienzan siempre con la vida en la naturaleza en primavera. En el verano todo es fresco y florece; en el otoño madura el fruto y el mundo se hunde en la tristeza y en la lluvia tupida; y en el invierno todo está en silencio o muerto… Hasta que llega el tiempo de despertar nuevamente, en primavera.

 

En Eretz Israel el orden es totalmente distinto. Nuestra primavera es muy corta, y en ella el florecimiento llega a su punto máximo; la mayoría de las plantas cesan su actividad hacia el verano, a excepción de la maduración de los frutos, y justamente a finales de Elul y principios de Tishrei se produce el cambio en todo nuestro paisaje.

 

Casi de golpe sentimos que los días son de verdad más cortos. Alrededor de Rosh Hashaná se produce el equilibrio entre el día y la noche. Las noches se hacen no solo más largas sino también más frías. Hacia la tarde vemos nubes que surcan el cielo y atardeceres coloridos, los más bellos atardeceres del año.

 

Con el descenso del calor se despierta en los árboles, los arbustos y otras plantas el florecimiento otoñal, y este es el momento de revelar el "secreto": a excepción de la estación floral de la primavera, que todos conocemos, se da también un florecimiento en Tishrei, y entre otras plantas no es menos importante: el verano hace que los árboles interrumpan su crecimiento y, si no fuera por el florecimiento de otoño, sería una pausa tan larga, que el árbol no podría soportarla. En regiones esteparias y desérticas no hay florecimiento en la época de Tishrei, y por eso son pocos los árboles en dichas zonas.

 

Las plantas tuberosas también sienten el cambio: algunas (la albarrana y el lirio) florecen, aunque afuera todavía domine la sequedad. Otras comienzan a prepararse en lo profundo de la tierra, desarrollan los brotes dentro de los tubérculos, extienden sus primeras raíces y se preparan para germinar después de las lluvias.

More >