google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html ¿Dijo o no dijo «es bueno morir por nuestra tierra»?

Centro Educativo Jaguim,

Archivo Kibutziano de las Festividades

Tel: +972-4-6536344

Fax: +972-4-6532683

Email: machon@chagim.co.il

Kibutz Beit Hashitá 1080100

Israel

Asociación sin fines de lucro N°: 58-0459212

Departamento de Educación

Organización Sionista Mundial

Tel: +972-2-6202663

Fax:+972-2-6202662

E-mail: projectsedu@wzo.org.il

King George 48, POB 92, Jerusalén, 9100002

Israel

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
Fuentes y filosofía/
Tel Hai

¿Dijo o no dijo «es bueno morir por nuestra tierra»?

Una de las preguntas centrales que surgen cuando se trata el mito de Tel Chai es si Trumpeldor dijo o no dijo «es bueno morir por nuestra tierra».

En la situación de hoy, tal vez resulta difícil imaginar una frase así. Un ejemplo del trato actual en el mito de Tel Chai y Trumpledor se puede ver en las sátiras del programa "Eretz Neederet "Llegan los judíos".

Pero salvo los testimonios de los que estaban presentes en el lugar se puede ver en las cartas de Trumpeldor que repite en varios lugares este mensaje «es bueno morir por nuestra tierra» - no porque sea bueno morir, sino que si uno ya muere, que sea por nuestra tierra. Esta frase la dice aquel que de todas maneras luchó y fue herido por dos tierras (Rusia y Britania) por las que no sentía pertenencia.

Samusha [Samuel] querido

...

Mis pensamientos se centran en la fundación del Moshav, y si en la Tierra de Israel estalla una guerra, seguramente me nombrarán comandante allí, a pesar de que estoy listo y preparado también para ser un simple soldado. Allí estaremos en casa, no entre extraños. Y se sabrá qué es «en el hogar», no en lo de extraños, para alguien que ha estado tocando las puertas de extraños toda su vida sin respuesta, para alguien que siempre recibe patadas y desprecio en lugar de caricias y descanso. Y creo yo: Un día llegará y yo, cansado y agobiado por el trabajo duro, con gusto revisaré y descubriré mis campos en mi país. Y nadie dirá: «Vete, vete, canalla de aquí: ¡Extraño eres en esta tierra!» Y si alguno se encuentra a sí mismo y dice así: con la fuerza y la espada defenderé, me levantaré y defenderé mis campos, mis derechos. ¡Vengan! Detrás de los campos, a mi derecha, a mi izquierda mis compañeros... Y si en la batalla caigo, feliz estaré, sé por qué he caído... Pero seguramente no lucharemos, y no caeremos. No habrá necesidad de eso. Habrá necesidad de trabajo y trabajaremos, y estrecho es para el corazón, que la vida es tan mala, y hasta que el hombre logra comenzar con el trabajo que atrae su corazón, pasan sin regreso muchos días, largos días.

¡Que sea la paz!

 

Tu hermano que te adora,

Osia.

 

De la vida de Yossef Trumpeldor, pag 4-5, cartas y listas

Para Pira [Ester Rozov, hija de una familia de agricultores de los primeros de Petach Tikva, su amada y prometida] escribió desde Galipolia el 27 de junio de 1915: «Si me voy a morir, voy con alegría, con el corazón liviano, ya que es por la cosa más preciada. ¿No es alegría morir reconociendo, que por este precio mi pueblo va a recibir algo en la amada patria, en Eretz Israel?» Y nuevamente le escribe a Pira, esta vez desde Londres, el 13 de junio de 1917, antes de salir en un barco hacia Rusia: «A veces me imagino que un submarino hunde mi barco. Si esto me pasara, quiere morir una muerte tranquila, en alegría, como se merece un judío que muere por la Tierra de Israel».

More >