google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html
Fuentes y filosofía/
Tel Hai

Aaron Shar

Aharon Shar - Suyo y sobre él
Nació en 1899 en Ucrania, en 1914 inmigró a Israel, trabajó en un grupo de obreros en Ein Chai, Petach Tikva y en Ben Shemen, y a continuación se unió al grupo Kineret. Con el comienzo de la revuelta en la Alta Galilea se ofreció como voluntario para ayudar a los defensores de Tel Chai. En 6.2.1920 murió cuando salió a ayudar a compañeros que se toparon con bandidos mientras araban el campo.
 
A la guardia/Aaron Shar
Publicado en «Contras» diario de la Unión Obrera, 19 de Tevet 5680
Estamos dispuestos a prestar ayuda a los puntos del «Norte alejado», ya que en los corazones de las personas en los lugares más «fortificados», en Tel Chai y en Kfar Guiladi, no se detiene el sentimiento - junto al reconocimiento claro que el lugar no se abandona y que a lo construido no se renuncia- ya que somos sólo un manojo, un manojo, un manojo.
Debemos nosotros ampliar los límites de nuestra guardia y sacarlo de las cuatro paredes de la casa a los campos alrededor. No un ejército conquistador que vive sobre su espada necesitamos para preservar nuestros puestos hasta el final de los malos días sino un campamento de trabajadores que sepa sostener también [ilegible]. Se necesita un trabajador que sepa defender a su arado - y no sólo arar en la tierra - y que conozca que no solo a sí mismo ni las paredes de la casa defiende, sino su tierra y su trabajo sobre ella. A la hora del peligro otros hombres trabajaron con un par de bestias - al trabajo en el campo no se renuncia.
En esta situación difícil y peligrosa tenemos un sólo consejo: agrandar inmediatamente el asentamiento en la Alta Galilea por medio de trabajo y guardia. Además del follaje, Tel Chai tiene la posibilidad y la necesidad de plantar eucaliptos. Está plantación es necesaria e importante para sanar el lugar y puede emplear a veinte personas durante la mayoría del año. Es obligatorio vallar a Tel Chai con una pared de piedra desde el norte de la casa, del lado de las puertas y las ventanas que pesan tanto para la defensa. También en Kfar Guiladi existe la posibilidad de plantar, y ahora hay que llevarla a cabo. La negociación sobre estos trabajos debe ser acelerada lo más posible. Es posible realizar estos trabajos en grandes grupos y no debe ser prolongada incluso ni un momento, ya que los sucesos ocurren rápidamente, y nadie sabe qué puede pasar al día siguiente.
Nosotros, que estamos dispuestos a llamar de urgencia a todos los médicos cuando nuestros allegados se enferman, somos reacios a usar medidas que protejan contra las enfermedades. Hoy viene el ejército y mañana se va. Y estamos mal y amargados siempre que confiemos en otras fuerzas. Un poco más y llegamos tarde cuando llegamos tarde a Jemra*.
Y lo que pudimos hace ayer con facilidad, costará mañana con agonía y tal vez con víctimas también. No dejen que la Alta Galilea caiga.
 
*Jemra - Un punto destinado al asentamiento de suelos de J.C.A próximo a Kfar Guiladi. Trece compañeros y una compañera de los antiguos obreros agrícolas subieron al lugar luego de Sukkot 5780. El punto fue abandonado a mediados de Tevet 5780, ya que no era posible defenderlo por falta de estructuras de piedra.

 
Carta de Yossef Trumpeldor a la comisión de la Haganá por la Caída de Shar    

7.2.1920
A la Comisión de la Haganá en Ayelet Hashahar y Tiberias.
De forma breve les informaré sobre el ataque que sufrimos ayer [17 de Shvat 5780]. Los datos les serán enviados más tarde, en el diario.
A la mañana viajamos, yo y otros tres compañeros, en carro desde Metula para traer materiales de calefacción y leña. Tres compañeros fueron al campo, no lejos de la casa: Dos a arar, el tercero como guardia. A las 11:30 aproximadamente fueron observados jinetes tras la colina, del lado norte, que inmediatamente comenzaron a disparar a los trabajadores. En los disparos contribuyeron otros árabes que se escondieron tras la colina por el norte y el este. Mientras se dirigieron dos árabes a pies a los compañeros trabajadores para capturar a las bestias. Entonces comenzó el guardia a devolver los disparos y los trabajadores intentaron llevar a las bestias a la casa. Pero debido a que estaban asustadas por los disparos - se trabaron en los arneses. Los trabajadores se vieron obligados a abandonarlas y correr a la casa por ayuda. También el guardia retrocedió atrás de la colina, de donde era más cómodo disparar. Después de algunos momentos salieron diez compañeros al campo. El compañero Shar y otros dos eran los primeros. El fuego de nuestra parte y de la parte de los árabes aumentó. De repente Shar gritó: «¡Estoy herido!» - Y cayó. El proyectil atravesó su cuerpo. Una de las perforaciones estaba a la derecha, y la otra - en el pecho, casi frente al corazón. El médico que se encontraba en Tel Chai enseguida le prestó atención. Pero ya no fue de ayuda. Después de media hora de haber sido trasladado a la casa - falleció. Ahora vamos a cavarle una tumba.
Nuevamente solicitamos que se nos envíe la cantidad de personas necesarias. Si la ayuda no llega a tiempo - tal vez sea demasiado tarde.
El «Contrás» agrega:
Shar fue desarraigado, un estimado compañero, que creció para nuestros asuntos a partir del grupo. La voz de sus palabras que escribió luego de volver de la Galilea, nos clama.
Contras 25, 24 de Shvat, 5680.

Victima/ Moshe Smilansky
En la Alta Galilea, sobre una de nuestros puestos cayó un nuevo soldado. El trabajador Shar del grupo Kineret, que salió en ayuda de sus compañeros en la Alta Galilea. Las mulas fueron salvadas, y el salvador cayó asaltado.
La catástrofe en sí no nos sorprende. Lo sabíamos por anticipado: un grupo de nuestros héroes, que están por defender los puestos hebreos dentro del embravecido mar de la «rebelión» - su rostro hacia la muerte en cada hora y en cada momento, y ¿qué es una muerte y una muerte honrada como esta en estos días llenos de fatalidad y perdición? ¿Cuántos de nuestros jóvenes tuvieron la muerte de tal sabor mientras que una mano sostiene el esqueleto de la estructura y la otra mano se extiende hacia [ilegible]?
¿Y cuántos de nuestros jóvenes llevados como rebaño al matadero desearían esta muerte sobre la tierra de los patriarcas? Y a pesar de esto hay algo trágico alrededor de esta maravillosa muerte que deprime tu alma.
Una amarga pregunta que perfora tu cerebro: ¿Era esta víctima realmente necesaria? Shar cayó cuando salió a ayudar a los aradores en el campo, expuesto al proyectil de los bandidos, a la hora que muerte y fatalidad acechan por todos lados, y a la hora que aquellos que fueron designados por la Liga de las Naciones para cuidarnos y defendernos se alejaron hacia las montañas.
Ya hace casi dos meses que un grupo de corajudos hombre se encuentran en el norte sobre sus puestos y esperan que llegue la ayuda del Sur, que sobre la fuerza de la naturaleza del hombre es trabajar y luchar en el día y cuidar y luchar por las noches. Hay que otorgar la capacidad de descansar y cambiar la fuerza. El hombre no es de hierro. Ellos esperan y nadie llega. El público calla. Vienen unos pocos responsables de sí mismos. Y como los que vienen de nuevo, es el número de los que se van cansados.
Solicitan almacén (provisión de productos básicos), piden como suprema piedad «frazadas», hablan de un «ideal» de mudas de ropa interior nueva. Y el público en el sur duerme plácidamente bajo sus cálidas frazadas dentro de sus blandas camas y nadie pone atención cual fue el destino de un grupo de personas que permanecen de guardia cansados, hambrientos y semi desnudos. Y no sólo el público es así, sino también aquellos que por su condición se paran y lo ordenan.
«La negociación» dura semanas y se soluciona con «vaya y vuelva», y los ojos languidecen en sus órbitas hasta que la decisión concluye: Tantos y tantos hombres para tantos y tantos puestos.
¿Cómo debe responderse a la reacción del Yishuv en el sur a la llamada del extremo norte?
...
Y también las personas que se encuentran a la cabeza del Yishuv por favor, presten atención a la chispa de fuego que cayó en el lino. Cayó el soldado Shar. Y dicen: Uno de los muchachos más encantadores en la Tierra. Ya que ese es el modo del ángel de la muerte: Elegir entre los mejores. ¿Iluminará esta nueva sangre la situación real de las cosas?
Moshe Smilansky, Haaretz, 18.2.920

 

Aharon Shar/ Y.J.  Brener 
Una sola vez lo vi en mi vida: Cuando vino a Yaffo por el asunto de la defensa y entró la última vez a prestar su declaración, palabras de «se mantiene en la guardia».
No sabía y no intercambié con él una palabra. Ni siquiera sabía su nombre. Ahora, cuando me dijeron: Listo - me acuerdo de él parado, desde el día en que llegó el rumor y hasta ahora, como si hubiese vivido antes. El símbolo de la melancolía, el símbolo de la modestia pura, el símbolo de la devoción.
Nuestros salvajes vecinos, como siempre, no saben lo que hacen, a quien asesinan: A lo mejor de la humanidad.

Y.J. Brener, en su legajo, publicado en «Contras», Adar 5682

More >

Centro Educativo Jaguim,

Archivo Kibutziano de las Festividades

Tel: +972-4-6536344

Fax: +972-4-6532683

Email: machon@chagim.co.il

Kibutz Beit Hashitá 1080100

Israel

Asociación sin fines de lucro N°: 58-0459212

Departamento de Educación

Organización Sionista Mundial

Tel: +972-2-6202663

Fax:+972-2-6202662

E-mail: projectsedu@wzo.org.il

King George 48, POB 92, Jerusalén, 9100002

Israel

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle