google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html
Fuentes y filosofía/
Día de la Conmemoración

Discurso de Binyamin Yoguev

Discurso en la noche del Yom Hazikarón (Día de conmemoración de los caídos en combates por Israel y víctimas de acciones terroristas) en el cementerio de Beit HaEmek / Binyamin Yoguev (Buj’a)

 Mayo de 2011

En esta triste ocasión deseo pronunciar unas pocas palabras que tienen relación con las conversaciones que solía mantener con mi querido amigo Max.

En estas conversaciones, Max sostenía el argumento fundamental de que, en gran medida, el destino y el futuro del Estado de Israel no estaba en nuestras manos. Fuerzas mundiales numerosas y poderosas serían las determinantes, especialmente Estados Unidos y Europa, la cual podría convertirse en un continente musulmán. Además, estaba convencido de que entre el Jordán y el Mediterráneo sólo había lugar para una única entidad política, israelí o árabe.

Por encima del debate político e ideológico entre nosotros, es posible afirmar que Max sólo adoptaba la primera parte de las palabras de Rabí Akiva en Pirkei Avot: “hakol tzafui vehareshut netuná” (todo está previsto pero el ser humano tiene el libre albedrío). Él creía que todo está previsto; pero yo, a diferencia de él, me adhiero aún a que el ser humano tiene el libre albedrío. Yo opino que lo más importante en nuestras vidas es la capacidad de elección del ser humano.

Muchos miembros del Kibutz Beit HaEmek son personas que rechazaron la Diáspora y eligieron hacer Aliá para vivir en la Tierra de Israel. Nosotros hemos optado por una forma de vida única: el Kibutz. Me parece que en el futuro deberíamos seguir por el mismo camino. Es verdad, no todo está en nuestras manos, no todo depende de nosotros; sin embargo, queda aún mucho, muchísimo, que puede guardar estrecha relación con nuestras decisiones y acciones. Y, especialmente, en dos ciclos principales:

El primero es hacer todo lo que podamos, sea poco o mucho, para encontrar algún tipo de arreglo, aunque sólo sea preliminar, entre nosotros y el pueblo palestino. Probar enfoques diferentes, nuevos. Quizás ayudaría comprender que la esencia del Estado de Israel no reside en la cantidad de terrones de tierra que posea sino en lo que suceda dentro de ella. Hacer todo lo que esté en nuestras manos para que a esta línea de tumbas no se agregue ni una sola tumba más de una persona joven.

El segundo ciclo, el cual se encuentra completamente dentro del dominio de nuestro propio y libre albedrío, es investigar cómo podemos crear en esta tierra una sociedad mejor. No me refiero a la sociedad ejemplar que habían previsto nuestros profetas y los pioneros del movimiento kibutziano; pero no tengo duda de que podemos crear una sociedad más justa, con menos diferencias entre ricos y pobres, con más consideración hacia los débiles, los pobres y los necesitados. Una sociedad en la que haya menos violencia y menos corrupción, comenzando desde “los de arriba”. Nada de esto tiene que ver con ninguna potencia mundial; sólo tiene relación con la aplicación de la ley, con un juicio justo y apropiado y con la voluntad de crear un cambio.

Una sociedad que entienda que ha llegado el momento, transcurridos cinco años, de devolver a Gilad Shalit a su hogar y que comprenda que disponemos de suficiente fortaleza para lidiar con los terroristas liberados, a pesar de tratarse de un tema en debate. Una sociedad que elija el camino de “no te regocijes por la caída de tu enemigo y no te alegres en el interior de tu corazón cuando tropiece”, y no el camino de “Tag Mejir” (“Etiqueta de Precio”).

Una sociedad judía que rechace todas las formas de racismo y discriminación dentro de ella misma y contra extranjeros, nuevos inmigrantes y contra las minorías que viven junto con nosotros en este país.

Una sociedad que elija un sionismo sensato y real, y que comprenda que, aunque todo esté previsto, sigue aún existiendo el libre albedrío.

Y, ciertamente, de cara a estas tumbas del Kibutz Beit HaEmek y de todos los cementerios en el Estado de Israel, debemos hacer todo, absolutamente todo lo que esté en nuestras manos, para que podamos ser dignos en el nivel de individuos, así como de comunidad, persona, kibutz, sociedad y Estado, del infinito sacrificio de nuestros seres queridos aquí enterrados. ¡lo cual está definitivamente en nuestras manos!

¡¡Así es como debemos recordarlos también en este Yom Hazikarón!!

More >

Centro Educativo Jaguim,

Archivo Kibutziano de las Festividades

Tel: +972-4-6536344

Fax: +972-4-6532683

Email: machon@chagim.co.il

Kibutz Beit Hashitá 1080100

Israel

Asociación sin fines de lucro N°: 58-0459212

Departamento de Educación

Organización Sionista Mundial

Tel: +972-2-6202663

Fax:+972-2-6202662

E-mail: projectsedu@wzo.org.il

King George 48, POB 92, Jerusalén, 9100002

Israel

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle