google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html Las flores rojas

Centro Educativo Jaguim,

Archivo Kibutziano de las Festividades

Tel: +972-4-6536344

Fax: +972-4-6532683

Email: machon@chagim.co.il

Kibutz Beit Hashitá 1080100

Israel

Asociación sin fines de lucro N°: 58-0459212

Departamento de Educación

Organización Sionista Mundial

Tel: +972-2-6202663

Fax:+972-2-6202662

E-mail: projectsedu@wzo.org.il

King George 48, POB 92, Jerusalén, 9100002

Israel

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
Fuentes y filosofía/
Pesaj

Las flores rojas

¿Qué son todas esas flores rojas? ¿Cómo distinguir entre ellas? Recurrimos a nuestro amigo Azaria Alón, y su libro "77 diálogos sobre la naturaleza", Tomo I.

 

Cinco especies de flores primaverales se hallan en Israel en abril, se extienden por llanuras y colinas, crean a veces deslumbrantes alfombras y, por último, son un poco parecidas la una a la otra, y dejan perplejos a aquellos que creen que nunca podrán distinguir una especie de la otra. Para levantarles el ánimo es que escribo lo que sigue, y las flores de las que hablo son, por supuesto: la anémona, la ranunculus asiática, la adonis, el tulipán y la amapola.

 

Antes de demostrar que no existe justificativo alguno para errar en la distinción entre todas esas flores, admitamos que en algo se parecen de modo sorprendente: todas tienen el mismo color rojo fuerte, y es difícil diferenciar entre las especies solo por el color. Ahí, sin embargo, termina el parecido. Las tres primeras pertenecen a la familia de las ranunculus. Dado que son la mayoría, las presentaremos en primer lugar, una por una, señalando sus rasgos distintivos.

 

La anémona roja

 

La anémona roja es la más antigua. La diferencia básica entre ella y el resto es que las hojas del perianto no son brillosas sino aterciopeladas. La flor es completamente abierta, al contrario del tulipán y la amapola, cuyas flores se cierran a medias, y no tiene hojas de cáliz. Debajo del perianto de color, hay tres hojas verdes que, si bien son similares a las hojas de cáliz, no es fácil demostrar que no lo son: no están adheridas al perianto, y se aleja de ellas a medida que aumenta la edad de la flor. El número de hojas del perianto es de cinco para arriba, mayormente seis, en la base de cada hoja hay una mancha blanca, que no se ve en la flor joven, pero va creciendo cada día. En la anémona del Neguev la mancha blanca es pequeña; en el centro, hay una bola negra aterciopelada, un grumo de estigmas, y en su derredor, una corona de estambres. Cada flor se eleva único en su tallo, como ocurre con la amapola y el tulipán. La planta posee un bulbo multianual y hojas plumosas.

 

 

Ranunculus asiática

 

La ranunculus asiática es abierta como una anémona, pero sus hojas son brillosas, y sus flores poseen hojas de cáliz. Hay varias flores en cada tallo. El grumo de estigmas en el centro no es visible, pues está todo cubierto de estambres. El número de pétalos es mayormente cinco, pero muchas flores poseen una cantidad mayor. Comienza a florecer cuando termina la temporada de las amapolas, y termina tardíamente en mayo. El número de flores en cada planta puede alcanzar varias decenas. La planta posee raíces gruesas y profundas, y hojas plumosas, pero diferentes de las de la amapola.

 

 

Adonis

La Adonis es la única flor en nuestra lista de las ranunculus que es unianual. Cuando crece en medio de matorrales no se ramifica, en general, en cambio en terreno abierto tiene varios tallos. Las brillosas flores poseen numerosos pétalos, diez y también más, y se elevan en grupos en la punta de los tallos. Existen varias especies, la mayoría con flores pequeñas. Solo las de la especie grande se acercan, por sus medidas, a la ranunculus asiática.

 

El tulipán

 

El tulipán pertenece a otra familia, la familia de las rosáceas. En Israel existen tres tipos rojos de esta flor: el tulipán montañoso, el tulipán del Sharón y el tulipán del Neguev. La flor está semiabierta, y posee forma de copa o vasija. La flor no se divide entre cáliz y corola, sino que tiene solo perianto, y un número fijo de hojas: siempre seis. Frente a cada hoja, un gran estambre, y en el centro de la flor un gineceo erecto, de tres lados, y tres estigmas en su punta superior. En la parte inferior de cada hoja del perianto hay una mancha negra alargada, rodeada de una corona amarilla. Cada flor se eleva solitaria en la punta del tallo, y en general hay una sola flor por cada planta. El tulipán es multianual, poseedor de un bulbo marrón y velloso, que profundiza en la tierra hasta unos treinta centímetros. Cada planta posee dos hojas alargadas y algo rizadas, y tres hojas más angostas y pequeñas que se elevan desde el tallo de la flor. La planta lucha por su vida contra los depredadores. Si no fuera por ello, no quedaría de ella un solo sobreviviente hace ya tiempo. El tubérculo la salva: envuelto en una capa de vellosidades y cáscaras marrones, se hunde en la profundidad de la tierra. A veces logra excavar a una profundidad de 20-30 centímetros. Así supera varios años de recolección, pero si no logra producir semillas de sus flores rojas y hermosas, ay de su destino. Pasan cuatro o cinco años, desde la germinación de las semillas hasta que vemos una primera flor. Durante esos años, el tubérculo produce una sola hoja cada invierno, llena el tubérculo y excava más profundamente. Solo en el cuarto o quinto año hace brotar por primera vez una pareja de hojas rizadas, señal y ejemplo de su intención de florecer ese año.

 

 

La amapola

 

La amapola, en todas sus especies, se conforma con cuatro pétalos, dispuestos en dos parejas, uno enfrente del otro. En este caso se trata de una corola y no de un perianto, debido a que la flor posee también dos hojas de cáliz. Si bien las hojas de este caen inmediatamente cuando la flor se abre, no puede discutirse su existencia. En la base de cada pétalo hay una mancha negra, y en la especie más grande y difundida de la amapola, la mancha está rodeada de una corona blanca. El gineceo tiene una forma de farol de calle redondo, y está rodeado de una corona de estambres negros. La planta vive un solo año. El tallo, ramificado, posee una sola flor por cada subtallo, cubierto por vellos delgados, y lleno de una savia lechosa. Las alfombras rojas en los campos y en los terrenos silvestres a fines de abril y principios de mayo, están conformadas por amapolas.

 

¿Y? ¿Todavía te puedes equivocar? Si tienes una flor en tu mano, entonces tienes claras señales para distinguir entre una especie y otra, pero tampoco en el campo hay motivo para confundirse. Las cinco especies se encuentran juntas solo a veces. En general, solo una o dos especies dominan el terreno, y cualquiera puede reconocer varias "señales de campo" que le eviten confundirse.

 

Con esto no queda agotado el caso de los rojos de la temporada. Todavía nos quedan peonías de la pradera, especies de amapolas cornudas, y otras, pero estas no son visibles al gran público como las anteriores. Por eso, a no desesperarse, ¡se pueden reconocer estas cinco!

More >