google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html
Fuentes y filosofía/
Shabat

Un Jasid 

Del Libro del Shabat, editado por I.L.Baruj, págs. 246-247

Historia de un jasid que profanó el Shabat por error
 

Se cuenta de un jasid temeroso de Dios que profanó el Shabat sin intención. Estaba acostumbrado a recibir el Shabat dos horas antes del ocaso.

 

Durante los siete días hábiles se dedicaba a las ventas: iba de aldea en aldea, y los viernes, se cuidaba de regresar temprano a casa. Una vez, en su camino de regreso, el sol se puso antes de llegar, y llegó tarde al Kabalat Shabat. Su alma anheló la enmienda, la teshuvá. La angustia y el remordimiento por el daño realizado angustiaba su alma. Acudió donde el tzadik, rabino Mijel de Zolochiv.  Y el justo era de los más estrictos. Le echó su famosa mirada intimidante y le dijo:

 

"Para enmendar el daño que has hecho a las altas esferas, deberás abundar en ayunos, rodar por la nieve y sentarte en el otoño en agua helada".

 

Esos tormentos expiarían los pecados del hombre, solo que el debilitado cuerpo del jasid y la preocupación por el sustento no le permitirían cumplir con la sentencia, así que decidió viajar donde el Baal Shem Tov. Y cuando estuvo ante el Baal Shem tov y le pidió una enmienda por el pecado que había cometido al profanar el Shabat, el Baal Shem Tov le clavó su mirada clara y examinadora y le dijo:

 

"Ve a casa y lleva velas a la sinagoga".

 

El jasid quedó sumamente perplejo al escuchar un castigo tan leve por su grave pecado, y el pensamiento de que quizás el Baal Shem Tov se había equivocado horadó su mente. Y cuando relató al Baal Shem Tov el orden de la enmienda que le había encargado el Rabi Mijel de Zolochiv, le clavó el Baal Shem Tov nuevamente su mirada y dijo: "¡Lleva velas a la sinagoga! Y al Rabi Mijel de Zolochiv dile que lo he convocado a venir a mí el próximo Shabat."

 

El viernes siguiente, Rabi Mijel de Zolochiv se levantó temprano a la mañana, y llevó consigo un bolso con su talit, un bastón, y se dirigió a casa del Baal Shem Tov. Y cuando estaba por llegar a la ciudad, se puso el sol y él estuvo entre quienes llegaron tarde. Después del Kabalat Shabat, cuando el Baal Shem Tov estaba por decir la Bendición del Vino, ingresó el Rabi Mijel de Zolochiv.

 

"¡Shalom Aleijem, Rabi Mijel!", le dijo el Baal Shem Tov con reprensión, clavándole unos ojos enormes y sonrientes. Le dijo:

 

"Rabi Mijel, ¿ahora ve usted cuál es el castigo para el que es demasiado estricto en la enmienda al que profana el Shabat sin querer?"

 

Y el santo Baal Shem Tov habló con el tzadik Rabi Mijel de Zolochiv, y le dijo:

 

"Usted, Rabi Mijel de Zolochiv, nunca ha probado el gusto del pecado, y por ende no sabe lo que es un corazón roto, la angustia del alma que ha pecado y anhela ser enmendado. Ahora sepa usted, que mediante el quebranto del corazón por arrepentimiento al haber profanado el Shabat, ha sido enmendada y expiada la falta que cometió sin intención".

More >

Centro Educativo Jaguim,

Archivo Kibutziano de las Festividades

Tel: +972-4-6536344

Fax: +972-4-6532683

Email: machon@chagim.co.il

Kibutz Beit Hashitá 1080100

Israel

Asociación sin fines de lucro N°: 58-0459212

Departamento de Educación

Organización Sionista Mundial

Tel: +972-2-6202663

Fax:+972-2-6202662

E-mail: projectsedu@wzo.org.il

King George 48, POB 92, Jerusalén, 9100002

Israel

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle