google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html
 

Día de la Independencia

De nuestro archivo

Para la familia y el grupo, para educadores

Poesías festivas musicalizadas.

La Biblia, el Chazal, la era contemporánea y el sionismo.

Variadas fuentes de la literatura y la poesía.

Ideas para celebrar en el marco familiar y comunitario.

> Introducción

Iom Haatzmaut, el Día de la Independencia, es festejado cada año en el aniversario de la declaración de fundación del Estado por Ben Gurión, y es la fiesta que expresa el resurgimiento del Estado judío después de 2000 años de exilio y añoranzas.

 

Al término del Mandato Británico, en la víspera de Shabat, 5 de Yiar de 5708, (14.5.1948), David Ben Gurión declaró la fundación del Estado y determinó su nombre, Estado de Israel. En el acto de declaración del Estado, Ben Gurión leyó el Acta de Independencia, que constituye el documento fundacional del Estado, y en cuyo centro se destaca la aspiración por la fundación de una sociedad ejemplar en paz con nuestros vecinos. El acto culminó con el himno nacional, el "Hatikva", dos estrofas del poema de Naftali Herz Imber, "Tikvateinu" ("Nuestra esperanza"). Al término del acto, estallaron jubilosas danzas en todas las calles y plazas del país. Al día siguiente, los ejércitos de cinco países árabes invadieron Israel. El Estado de Israel nació en medio de la Guerra de Independencia. En plena guerra, el 1.5.1949, en vísperas de Lag Baomer, David Ben Gurión publicó una orden de la hora, de fundar el Ejército de Defensa de Israel. Otro año pasaría antes de firmarse los acuerdos de armisticio.

 

Se cumplió así un sueño de generaciones y la visión sionista de ser un pueblo libre en nuestra tierra, la Tierra de Sion y Jerusalén. Sesenta y seis años después de iniciada la Primera Aliá (Ola de inmigración), se creaba el Estado de Israel. Este día fue fijado como día de fiesta, y se agregó a todas las festividades de Israel históricas. Por ser una festividad nueva, debíamos diseñarla y darle un carácter y contenido que expresara la dimensión del acontecimiento por muchas generaciones.

 

Para transmitir el real significado de este día, deberíamos relatar la historia completa del pueblo judío. Pero nos conformaremos aquí con subrayar varios acontecimientos centrales que precedieron a nuestra independencia:

 

Declaración Balfour, el 2.11.1917, el reconocimiento del derecho del pueblo judío a un hogar nacional en Eretz Israel.

 

Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobando la partición de Eretz Israel y la creación de un Estado judío junto a un Estado árabe, el 29 de noviembre de 1947. La resolución fue aprobada por una mayoría de 33 países a favor, 13 países en contra, y 10 abstenciones. Ambas súper potencias, EEUU y URSS, apoyaron la resolución. Inglaterra se abstuvo.

 

Guerra de la Independencia: estalló al día siguiente de la Resolución de la Asamblea General de la ONU. En esta primera guerra por nuestra independencia cayeron unos seis mil hombres y mujeres, soldados y civiles.

> Historia

En los primeros años de existencia del Estado se elevaron varias propuestas acerca de cómo festejar el Día de la Independencia. Una de las principales fue la del Prof. Ben-Zion Dinur, primer Ministro de Educación, que propuso efectuar, en la víspera del Día de la Independencia, en cada familia, un Seder de la Independencia, según el modelo del Seder de Pesaj, con fragmentos de lectura, canciones, cuatro copas de vino y alimentos tradicionales festivos. Entre los platillos especiales propuestos para esta festividad se encontraba la "jubeza" (malva) una verdura parecida a la espinaca, que comían los habitantes de Jerusalén durante el sitio.

 

Otra propuesta hablaba de reuniones en las sinagogas y en otros lugares públicos para leer conjuntamente el Acta de Independencia. Con los años se editaron innumerables Hagadot de la Independencia" para insuflar contenido histórico y emocional a la diversión de la fiesta. 

 

Otras propuestas enfatizaban la necesidad de realizar un día de balance del alma público y, por otro lado, un día donde no hubiera críticas, sino solo expresiones de satisfacción por el hecho inconmensurable del renacimiento de la nación, la absorción de inmigrantes y el florecimiento del desierto en Israel.

> El sionismo

Finalmente, la fiesta se convirtió en un día popular de salida a la naturaleza, hacer asados, y encuentros de amigos y familiares. Diversas organizaciones realizan actos de Iom Haatzmaut, lecturas del Acta, desfiles festivos, y encendido de antorchas. En especial se desarrollaron ceremonias de contenido específico en los kibutzim, y decenas de Hagadot de Independencia que se escribieron a esos efectos se utilizan en los diversos encuentros hasta nuestros días.

 

Entre las Hagadot que fueron escritas, debemos mencionar la de Aharón Megued, parecida a una Hagadá de Pesaj, redactada por encargo de Tzahal. Sin embargo, por presión del Rabinato Militar, la Hagadá fue archivada, debido a que el ejército ocupaba allí el lugar central, y no Dios. En conmemoración del cincuentenario del Estado de Israel, el Instituto Shitim, del kibutz Beit Hashitá, publicó una edición especial de esta Hagadá. El instituto creó también un rollo festivo para el Día de la Independencia con Siete Luces, por los siete brazos de la Menorá, fragmentos de lectura, canciones, cuatro copas de vino y alimentos festivos.

 

Decididamente hay lugar, aun hoy, junto con la alegría de las multitudes festejando el Día de la Independencia, para el contenido relacionado con el resurgimiento de la nación y los valores del Acta de Independencia.