google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html
 
Festividades y el ciclo de vida

Tisha BeAv

(Dia de la Destruccion del Templo )

De nuestro archivo

Para la familia y el grupo, para educadores

Poesías festivas musicalizadas.

La Biblia, el Chazal, la era contemporánea y el sionismo.

Variadas fuentes de la literatura y la poesía.

Ideas para celebrar en el marco familiar y comunitario.

> Introducción

Los inicios de Tisha Beav (Nueve de Av) se remontan al día de duelo por la destrucción del Primer Templo. Según el libro Reyes II, la destrucción del Primer Templo ocurrió en el séptimo día del quinto mes, y según el profeta Yirmiahu, que vivió y actuó en Jerusalén y en el Templo, la destrucción ocurrió en el décimo día de ese mes. El profeta Zejaria, que actuó en los días de Shivat Zion, el Retorno a Sión del exilio en Babilonia, profetizó que ese ayuno, como los restantes ayunos que marcaban el proceso de destrucción, se convertiría en un día de fiesta y alegría.

 

La fecha del nueve de Av se menciona por vez primera solo en la Mishná, en el Tratado de Taanit (Ayuno), y se le atribuyen cinco acontecimientos negativos que ocurrieron en la historia de la nación:

 

  • 'Fue decretado que nuestros antepasados no pudieran entrar en Eretz Israel': decreto del deambular de los Hijos de Israel en el desierto debido al pecado de los espías después de la salida de Egipto.

  • 'La Casa fue destruida por primera vez': destrucción del Primer Templo.

  • 'Beitar fue capturada': conquista de la ciudad de Beitar, bastión de los rebeldes en la Rebelión de Bar Kojba.

  • 'La ciudad fue barrida: la remoción y barrido de toda la zona de escombros del Templo y de la ciudad de Jerusalén a raíz de la Rebelión de Bar Kojba.

 

Con el paso de las generaciones, la tradición judía adicionó a la conmemoración del día una larga serie de tragedias ocurridas cerca del nueve de Av.

> Historia

Tisha Beav marca la culminación de los días de duelo que comienzan el 17 de Tamuz, y es el más grave de los días de ayuno fijados en recordación de la destrucción del Templo de Jerusalén. A diferencia de los otros días de ayuno, más cortos, el ayuno de Tisha Beav se extiende por todo el día, de noche a noche, y en él, la tradición prohíbe la comida y la bebida, untar el cuerpo con aceite, bañarse, llevar calzado de cuero y mantener relaciones sexuales. A estas prohibiciones se le agregan costumbres especiales como sentarse en el suelo y la prohibición de estudiar Torá. Se acostumbra iniciar el ayuno con la lectura del Rollo de las Lamentaciones (Eijá), y recitar lamentaciones por las tragedias que recordamos durante todo el día.

> El sionismo

Durante el proceso de construcción del poblado judío en Eretz Israel en la época del Mandato Británico, la fecha conmemorativa perdió su lugar en la sociedad no religiosa, y su status fue puesto en tela de juicio. Es muy conocida la crítica de Berl Katznelson contra los líderes del movimiento juvenil Majanot Haolim, que fijaron la fecha de salida a un campamento de verano justo en Tisha Beav. Berl se quejó contra la enajenación de los líderes juveniles respecto del legado histórico judío, y afirmó que en tanto y en cuanto no haya terminado el exilio, y partes del pueblo de Israel sufran persecuciones, Tisha Beav no será olvidado.

 

A pesar de esta crítica, y, entre otras cosas, debido a que la fecha cae durante las vacaciones de verano en el sistema educativo estatal, Tisha Beav nunca gozó de una expresión laica en la sociedad israelí y siguió siendo una fecha conmemorada en especial por el sector religioso. Con la consolidación del Estado de Israel, quizás haya lugar para preguntarnos por la importancia y el carácter deseable de esta conmemoración, de un día de duelo por la destrucción, a un día de alegría por la construcción del Estado.