google-site-verification: google77f5fad91e8f4e96.html
 

Purim

De nuestro archivo

Para la familia y el grupo, para educadores

Poesías festivas musicalizadas.

La Biblia, el Chazal, la era contemporánea y el sionismo.

Variadas fuentes de la literatura y la poesía.

Ideas para celebrar en el marco familiar y comunitario.

> Introducción

Purim cae en el medio del invierno en nuestra zona y es posible que en épocas antiguas se festejara como una clase de año nuevo por su proximidad al equinoccio. (23 de marzo).  Tenemos en nuestro poder pocos testimonios respecto al ingreso de la festividad a nuestra cultura. Así por ejemplo, leemos en el libro Maccabim 2 sobre una fiesta llamada "el día de Mardoqueo". En el libro de Ester se fija la fecha de la fiesta y su contenido, como está dicho: "Por tanto, los judíos aldeanos que habitan en las villas sin muro hacen a los catorce del mes de Adar el día de alegría y de banquete, un día de regocijo, y para enviar porciones cada uno a su vecino". (Ester 9:19).

Purim no es una fiesta de la Torah y su aceptación como fiesta santa obligatoria enfrentó dificultades. Aparentemente la fiesta se arraigó durante el periodo del Segundo Templo, inicialmente entre los judíos de la diáspora, especialmente en la zona de Persia, y luego de un largo periodo, en todo Israel. Sobre las razones de la dificultad de aceptación de Purim como festividad y la discusión abandonada entre los judíos de Israel y los de la diáspora, aprendemos del Talmud Babilonio (Masejet Meguila Página 7, 51): no es una orden de la Torah y en el libro se menciona una sola vez la destrucción de Jerusalén. Lo que resta de esta discusión es posible encontrar hasta el día de hoy en la imagen del carácter especial de la fiesta en la que no hay días sabáticos.

> Historia

La fiesta de Purim relata el milagroso cuento del Pueblo de Israel que logra sobrevivir, a pesar del odio y las dificultades que le impone el gobierno persa, e incluso matar a quienes claman su exterminación. El libro con sus influencias de la cultura persa (los nombres de sus héroes por ejemplo) y la fiesta misma, que adoptó muchas costumbres de la cultura europea (la matraca, los disfraces, las orejas de Amman y más), hacen mención la compleja relación que desarrolla el Pueblo de Israel en relación a la realidad de su vida en la diáspora: por un lado está influido por la cultura extranjera de la mayoría y está interesado en seguir viviendo entre otros pueblos y bajo su gobierno, y por otro lado, el Pueblo de Israel solicita preservar su singularidad y tradiciones juntamente entre el gobierno y la sociedad que amenazan su existencia, espiritual y física. La determinación del nombre de la fiesta – Purim- indica la frágil existencia del Pueblo Judío sujeto a la piedad arbitraria de los gobiernos, quienes apiadándose de él u oprimiéndolo con sus instintos definen el destino del Pueblo para mejor o para peor. La vinculación del relato de Amalec a la fiesta de Purim indica la percepción de Jazal de la razón de la amenaza existencial sobre los judíos en la diáspora, que es el odio a Israel. No es sorprendente donde, ya que con el problemático final del libro, desde el punto de vista ético, matan los judíos a sus vecinos, que la noche anterior pensaban exterminarlos. La sensación de terror ante los pueblos frente al deseo de vivir entre ellos, se han convertido en una característica típica de la existencia judía en la diáspora a lo largo de generaciones.

Festividad y Sionismo

Los elementos carnavalescos de Purim recibieron el centro de la atención del asentamiento hebreo en la Tierra de Israel. Así, el precepto de la fiesta "hasta que no seamos conscientes" (adloyada) se convirtió en un desfile colorido y alegre en las calles de Tel Aviv y luego en otras ciudades.

La fiesta de Purim, como su nombre lo indica es la "fiesta de la arbitrariedad". El destino judío depende de la piedad de los demás que tiran la moneda (Pur), mientras que los judíos esperan los resultados del tiro. El libro de Ester es el libro de la diáspora. Comienza y concluye en la diáspora y no presenta una solución para la situación judía. En este relato el pueblo se salva mientras que en muchos otros ni Ester ni Mardoqueo se levantaron para salvarlo. El Sionismo aspira a poner fin a este consciencia de diáspora estableciendo los fundamentos para la soberanía ("ser un pueblo libre en nuestra tierra") como la base de organización de los judíos en su tierra. Desde ahora, los judíos pueden tomar a su destino por sus propias manos. En muchos sentidos, la fiesta de la independencia, es la respuesta sionista a la fiesta de Purim.